Un día…

Un día mi piel será fuego, mis dientes hielo
mis uñas serán garras, mis piernas tentáculos
mi lengua una trampa, mi mirada te convertirá en piedra
mi indiferencia un engaño, mi demora un augurio negro
y mi presencia será el fin.
Pero mis besos serán cálidos, mis caricias calmantes
mis abrazos reconfortantes, mis susurros llegarán al corazón
mis latidos un compás de calma, mi sangre cálida
mi corazón siempre apasionado.